Un Sueño Posible

Home  >>  Un Sueño Posible

Gevolución es una “guerra” donde las armas son: La mente y la tecnología.
Para una gevolución, los medios deben ser tan justificados como el fin.

Podría parecer utópico o ingenuo, pero, acaso no es más ingenuo creer que, con limitarles el tiempo en el cargo o prevenir que se perpetúen en él, es suficiente?   No nos enseña la experiencia que, aunque redujeramos los períodos de gobierno a un mes, “si por casualidad resultan siendo ladrones” los electos, tendrán tiempo más que suficiente para hacer de las suyas?   En cambio si, los guatemaltecos les entregamos, a los “empleados electos” su lista de responsabilidades con relación a temas que afectan nuestra realidad y futuro, se contará con elementos más objetivos para determinar, en cualquier momento, si el progreso es el apropiado o al finalizar, verificar qué tanto logró de lo que se esperaba durante esa gestión.

Nuestro sistema democrático necesita que “le rescatemos” de un juego macabro, pués parece que cada cuatro años resucita sólo para participar en una especie de “ruleta rusa” donde los candidatos parecen ser las balas que le asesinarán nuevamente.  Le entregamos el poder a alguien que “creemos que hará” lo que le conviene a todos y que lo hará de la forma más eficiente.   Sin embargo, bastan unas pocas decisiones y acciones de los nuevos gobernantes para darnos cuenta que “le fallamos”, “no tuvimos suerte”, “la mayoría fue engañada” pero la totalidad resultará afectada, tal vez eran sinceros al ofrecer lo que ofrecían para ser electos, pero ignoraban detalles muy importantes que no hacían factible su oferta y, en otros casos, tal vez es posible, pero, la habilidad o forma de llevarlas a cabo, no son las mejores y en el intento, no sólo derrochan nuestros recursos, sino que machacan nuestro sueño de un futuro mejor.

Gevolución es una guerra donde las armas son el pensamiento y la comunicación, los soldados son aquellos que piensan en formas de solucionar los problemas que se constituyen en el enemigo de la sociedad.

A cada cuatro años, para que los adoptemos a ellos, se verán en la necesidad de adoptar una o más propuestas de la Gevolución, para permear, paulatinamente, el quehacer de los empleados públicos.

Muchos funcionarios parecen haber olvidado que son empleados de su pueblo y les aqueja una aguda fijación en hacerse perpetuos en los cargos para los que fueron electos.  Mientras no puedan eliminar las limitaciones de tiempo de cada mandato, procuran la perpetuidad haciendo relevos con sus más allegados

Es una renovada crítica constructiva, donde, aparte de cuestionar las decisiones y acciones de los funcionarios, en lugar de cruzar los dedos para que tomen “mejores” decisiones o esperar sentados a que se les ocurra algo genial para sacar adelante al país, hacemos algo mejor: Gevolución.  Gevolución permite aportar sus ideas, optimizarlas y convertirlas en propuestas que puedan ser adoptadas por los funcionarios.