Gevolución

Home  >>  Gevolución

Gevolución es una nueva forma de revolución social, sin rencor, sin resentimiento, sin rebeldía y sin derramamiento de sangre.   Es una fusión del pensamiento con la tecnología para crear una mente distribuida con el fin específico de diseñar, con detalles, soluciones a problemas nacionales o regionales, incluyendo la dinámica para que sean adoptadas por funcionarios actuales o futuros y que las ejecuten respetando el respectivo manual de usuario que las acompaña.

Contamos con historia suficiente para reconocer que la astucia e inteligencia que los candidatos utilizan para lograr ser electos, no suele manifestarse con la misma intensidad para atender los problemas que aquejan a la nación, por eso, la gevolución facilita, a los que lo deseen, convertir sus críticas o quejas, en propuestas consensuadas en tiempo real para que, los que nos gobiernan o desean hacerlo, no dependan exclusivamente de sus propias ideas o de las ideas de aquellos que los asesoran.

Gevolución, es una dinámica para involucrar a quienes piensan en mejores formas de resolver problemas que aquejan al país, para que aporten sus ideas, en colaboración las optimicen y las conviertan en propuestas que puedan ser adoptadas por los funcionarios bajo cuya responsabilidad está resolver aquellos problemas.  Es llevar la crítica a otro nivel, donde dejamos de creer que, con cuestionar las malas decisiones de los funcionarios, los obligaremos a tomar decisiones correctas.

Podría ser que nuestros gobernantes se hayan especializado en alcanzar el poder y, seguramente para conservar la serenidad en el intento, deben cuidarse del distractor que podría significar creer que ya lo lograron, por lo que se prohiben “pensar” en lo que harán al tomar el poder y cuando lo toman, los que lo logran, terminan creyendo que si su inteligencia para llegar al puesto, fue superior a la de todos, sin lugar a dudas lo será para tomar todas las decisiones que su nuevo cargo les requiera.

Es muy común que se diga, a manera de queja o de excusa, que los políticos o gobernantes engañan a la plebe y los que lo dicen, que podrían ser los que lo notan, deberían caer en la cuenta que las consecuencias del engaño les afectará por igual.  Gevolución es para que, los que creen tener la solución, si no son de los que creen que sólo a ellos se les pudo ocurrir y que debería ser su “as” bajo la manga si algún día son ellos los “gobernantes”.  Para una gevolución, es indispensable que los que piensan, piensen: Si es algo bueno para mi país, no me importa quién lo ejecute ni que se lleve las palmas por ello, lo que yo quiero es, que suceda, y para que implementen correctamente mi idea, procuraré proporcionar instrucciones como un manual de usuario.

La democracia en nuestro país y probablemente en otros también, está en crisis porque sólo nos permite elegir, y eso, abrumados con la excesiva y engañosa publicidad que suelen utilizar los partidos políticos en contienda. Cada cuatro años, participamos en una fiesta macabra en la que una extraña casta, hace relevos para machacarnos el sueño de un futuro mejor.  Podríamos creer que no saben que se constituyen en empleados de aquellos que los eligen, porque actúan como dueños de nuestro destino, pero, por acontecimientos recientes, podríamos asegurar que sí lo saben y van un paso adelante porque la OEA empezó a actuar como “El sindicato de los presidentes latinoamericanos”, haciendo su mejor esfuerzo para suprimir cualquier forma legítima con la que pueda contar el pueblo para despedir a un mal empleado y, hasta parece celebrar si ellos encuentran una forma de hacerse eternos en el puesto.

El partido político ideal sería aquel que tuviera dos equipos, un equipo para alcanzar el poder y el otro para ejercerlo, con absoluta independencia entre ellos.   Pero como suele ser que sólo cuentan con un equipo, debemos cuidar que comprendan que lo que han logrado es convertirse en “empleados” y no dueños del país, así que, como corresponde a un empleado, debe recibir instrucciones claras y precisas de lo que se espera de él, para que al rendir cuentas, sea en función de las responsabilidades asignadas.